Blas Spina: El agrónomo cordobés que se enamoró de las flores de corte.

Actualizado: 26 jul 2021

Nuevos horizontes se abren para las flores de corte en nuestro pais con la aparición de las "granjas florales"; la estética y el espíritu de Campo de Flores nos habla de promesas, desafíos y superación. El ingeniero cordobés Blas Spina, inició junto a sus socios Mario García Muzio y Félix Serrano este precioso proyecto de familias en la localidad de Río Ceballos hace menos de dos años y los frutos ( y flores) de su esfuerzo ya están a la vista y deslumbran.


TF: ¿De qué ámbito laboral venís Blas?

Blas Spina: Soy ingeniero agrónomo, me especialicé en césped deportivo y hace diez años trabajo en Estancia La Paz, Ascochinga. Desde el golf he trabajado como voluntario en el equipo de Agronomía para torneos en Florida y en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016. Durante los años trabajados en La Paz, estuve a cargo de la ejecución del proyecto de restauración del parque y espacios verdes diseñados por la paisajista Ernestina de Anchorena, hoy soy gerente del club de campo, golf y polo de la Estancia.



Blas junto a Angélica su mujer.

TF: ¿Qué fue lo que te sedujo de los campos de flores de corte ?


BS: Mi vida en torno a las flores viene desde la infancia, ya que mi mamá era profundamente jardinera, y nuestra vida familiar transcurrió siempre entre la naturaleza de las sierras de Córdoba, en la localidad de Los Cocos. Siempre tuve la dicha de vivir en estrecho contacto con las plantas, manteniendo una profunda curiosidad y admiración por ellas.

El gusto y la inquietud por el “hacer” por la producción, es otro rasgo que llevo por herencia, en este caso paternal. Ambas cosas me llevaron a la Agronomía, luego de estudiar inicié mi carrera profesional en Estancia La Paz, donde actualmente sigo trabajando luego de diez años. En La Paz, hice un primer contacto con flores de corte, en un pequeño cultivo que hicimos en la huerta del parque para la provisión de flores al hotel, y desde entonces me fui interiorizando en el tema de la producción de flores bajo la modalidad “Flower Farm”. Parte de la historia de Campo de Flores, tiene su génesis allí.


TF: Dentro de las Ciencias Agrarias: ¿este tipo de explotación requiere de una formación específica ?

BS: Creo que cada proyecto o actividad que se quiera llevar adelante con profesionalismo, requiere de formación, al igual que estoy convencido que la pasión es la que empuja cualquier iniciativa. En el caso de este tipo de producción, como todo cultivo intensivo, presenta numerosos desafíos que implican muchas horas de estudio y análisis para entender los procesos y los causales, a fin de llegar al resultado productivo que esperamos, en este caso, flores de calidad y de numerosas variedades, durante todas las estaciones del año. La formación previa, muchas veces posibilita contar con criterios apropiados para enfrentar las diferentes problemáticas que continuamente se presentan. Hace dos años que estamos desarrollando Campo de Flores, y el aprendizaje es intenso, diario y continuo.

"(…)como todo cultivo intensivo, presenta numerosos desafíos que implican muchas horas de estudio y análisis para entender los procesos y los causales, a fin de llegar al resultado productivo que esperamos, en este caso, flores de calidad y de numerosas variedades, durante todas las estaciones del año. (...)"

TF: El “slow flower movement”, o la tendencia a cultivar flores en forma consciente a nivel local, estacional y ética , nació en los países de habla sajona unos diez años atrás y viene "pisando fuerte" en todo el mundo: ¿Qué te hizo pensar que un proyecto de este tipo podría funcionar en Argentina?

BS: Considero que cualquier actividad a desarrollar en Argentina tiene destino impredecible; por esto, para cualquier emprendimiento hay una enorme cuota de arrojo, de audacia, al momento de decidirse. Siempre está presente esa sensación de salto al vacío. Cuando decidimos iniciar Campo de Flores, con mis socios Mario Garcia Muzio y Felix Serrano teníamos algunas convicciones muy firmes: que fuese un proyecto donde participar familiarmente; que encontremos gusto y pasión por lo que hagamos y con quienes lo hagamos; y por último, desarrollar algo que no exista hoy en nuestro mercado.

"La innovación es un gran desafío, no hay mapa de ruta, pero exalta la ilusión y el entusiasmo para empezar cada día. Y así avanzamos. Es muy temprano para analizar resultados, pero seguimos en camino y sin dudas hemos superado nuestras expectativas."

TF: Pasemos a hablar de tu Campo de Flores en Río Ceballos:

  • ¿ Cuándo llegas a esta zona y por qué la elegís?

  • ¿ Qué tipo de suelo tiene esta zona de Córdoba

  • ¿ Cuáles son las dimensiones aproximadas de la propiedad?

BS: Estamos ubicados en una antigua granja avícola en Río Ceballos, que al iniciar este proyecto en noviembre de 2019 estaba recientemente desocupada, debido a la proximidad con una Ciudad de Córdoba en constante avance sobre ese sector de las sierras. La ubicación y la infraestructura de este establecimiento resultó perfecto para lo que estábamos proyectando. A esto hay que sumarle el encanto que vimos en transformar esos viejos galpones al pie de las sierras, en un espacio no sólo de producción sino también de diversas propuestas para el público en general.

De esta manera en torno a las flores, y manteniendo el lenguaje estético de la antigua granja, estamos actualmente desarrollando diferentes propuestas que van desde visitas guiadas, workshops multidisciplinarios, vivero y tienda, eventos sociales-corporativos y casa de té & picnics. Desarrollamos también un marco de alianzas sinérgicas con empresas en el predio, siendo las primeras Acento, tienda de decoración e interiorismo y Alquimista Gin, actualmente construyendo su destilería boutique y bar-café en el lugar.


Nuestro campo dispone de 9 hectáreas sobre las que año a año vamos avanzando. Actualmente trabajamos sobre 6000 m2 de canteros en producción, distribuidos entre invernadero y cultivo al exterior. Sobre estos canteros cultivamos unas 100 variedades diferentes de anuales, algunas ya en producción y muchas cada año de manera experimental.

De a poco vamos incorporando especies perennes como rosas inglesas, dalias, nardos, junquillos, narcisos y demás. Todas se distribuyen escalonadamente en la estación del año que corresponda a cada variedad. Ése es uno de los mayores desafíos, para lograr estabilizar la producción a lo largo de todo el año y con las diferentes condiciones ambientales.

"Manteniendo el lenguaje estético de la antigua granja, estamos actualmente desarrollando diferentes propuestas que van desde visitas guiadas, workshops multidisciplinarios, vivero y tienda, eventos sociales-corporativos y casa de té & picnics. Desarrollamos también un marco de alianzas sinérgicas con empresas en el predio"

TF: ¿Cómo pensaste tu plantación? ¿Por paleta de colores, por variedad de plantas p por estaciones?

BS: Todas las variedades pasan por una primera temporada de experimentación para conocer su manejo y utilización en el ramo. Luego de esto, con las variedades seleccionadas para la producción, vamos avanzando sobre un calendario de plantación escalonada cuyo fin es el de obtener los diferentes componentes del ramo pensado para cada época del año. Éste es un objetivo sobre el que año a año vamos avanzando y estimo nos tomará varios años más alcanzarlo. Para el ramo se eligen las diferentes variedades que lo componen y el color de cada una de ellas. Apuntamos a lograr ramos balanceados con texturas y colores predefinidos, y por sobre todo con marcada identidad que identifique a cada uno de nuestros productos. Hoy nuestro foco está en desarrollar los procesos para lograr este objetivo a lo largo del año.


TF: ¿Cómo ves la situación de la floricultura en Córdoba? existen dificultades para el “acceso a la flor?


BS: Comenzamos este camino con la premisa de que el consumo de flores en Córdoba es reducido y principalmente vinculado a los eventos sociales. Consideramos que buena parte de éste escenario se debe a el tipo de oferta existente. Nuestro desafío es lograr que cada vez más personas experimenten e incorporen las flores en su vida cotidiana. Para esto no solamente tenemos que trabajar sobre el producto, tanto en su relación calidad y precio, sino también en el servicio para que llegue al cliente en tiempo y en forma.

TF: Con respecto al producto y su comercialización:

  • ¿Ya venden en Córdoba?

Hace un año comenzamos con la comercialización de nuestros ramos, con distribución a domicilio en toda la ciudad y alrededores, y con puntos tipo “pick-up” para ramos más pequeños, que llamamos “bunches”, distribuidos en diferentes comercios de la ciudad.

  • ¿Tienen pensado llegar a otras zonas del país o la idea es mantenerse a nivel local?

Como mencioné anteriormente, hoy nuestro foco está en desarrollar los procesos de producción, comercialización y logística para la ciudad de Córdoba, y que posteriormente nos permitan expandir las fronteras hacia otras ciudades. Tenemos objetivos ambiciosos, pero conscientes que deben ser progresivos para asegurar la calidad frente al cliente.

TF: Reciben visitas en Campo de Flores: (Agroturismo)

  • ¿Qué busca la gente en tu cultivo?

  • ¿Qué aportan las visitas ?

BS: El desarrollo del predio para acercar propuestas al público en general en torno a las flores, es y fue un objetivo desde el primer día. Durante el otoño pasado abrimos por primera vez las tranqueras del campo para visitas guiadas y workshops, y fue una inmensa alegría la demanda y el feedback que recibimos del público. Superamos ampliamente nuestras expectativas, y nos estamos preparando con numerosas propuestas para abrir nuevamente la temporada al público en primavera. Es un invierno de muchísimo trabajo. Creo que hoy en día, es cada vez más creciente el interés por conocer lo que está detrás de cada producto que consumimos. El “ecosistema” que existe detrás. Es un nuevo aspecto de la producción sin dudas apasionante, y una oportunidad de interacción con el cliente muy valiosa para mejorar nuestra oferta.


TF: Popurrí

  • Un sueño

  • un libro

  • una flor

  • una anécdota

BS:

  • Un sueño que en gran medida estoy cumpliendo con Campo de Flores, es el de trabajar entre plantas y flores, mi pasión sin duda alguna, y poder compartir las ilusiones y los días de trabajo con Angélica, mi mujer y mis 3 hijos.

  • Un libro: "La felicidad de vivir con la naturaleza. El diario de Edith Holden", que siempre estuvo presente en la mesa de mi hogar y lo sigue estando.

  • Una flor: una elección imposible. Sin embargo, hace algunos años empecé a sumergirme en el mundo de las rosas antiguas, y es sin dudas un camino sin retorno. No por nada, acompañan a la humanidad desde hace siglos.

  • Una anécdota, o mejor un recuerdo: Cuando llegaba Semana Santa, e íbamos a instalarnos al campo en Los Cocos con la familia, no pasaba un año sin que mamá nos detuviese a ver los cosmos espontáneos, que en esa época florecen a uno y otro lado de la ruta por ese sector de las sierras de Córdoba. Recuerdo como nos transmitía la admiración por esa maravilla de la naturaleza, año tras año. Desde hace años los cultivo, en grandes canteros, tanto en Estancia La Paz como ahora en Campo de Flores. Cada año, al florecer me transmiten la misma fascinación que aprendí de tan chico.


¡Gracias Blas por abrirnos las puertas de tu precioso "Campo de Flores", espero que esta sea la primera charla de muchas!


CONTACTO:

Instagram: @campodeflores_cba

Facebook: https://m.facebook.com/campodeflorescba/

Fotos: Milagros Garcia Masjoan









997 visualizaciones0 comentarios